El compartir nos ayuda a seguir!

¿Qué es la hipertensión arterial?

Es una enfermedad crónica que consiste en el aumento de la presión arterial, cuyos síntomas no son claros y pueden tardar en manifestarse. Si no se trata adecuadamente puede ocasionar infarto al miocardio, trombosis cerebral, daño ocular, daño renal e incluso la muerte; sin embargo, es tratable.

Las arterias se endurecen como consecuencia de soportar la presión arterial alta de forma sostenida, se tornan más gruesas, lo cual dificulta el paso de la sangre a través de ellas. Esto es lo que se conoce con el nombre de arteriosclerosis.

 

La dieta cetogénica y la hipertensión

Diferentes artículos en revistas especializadas muestran como una dieta baja en carbohidratos, como la dieta cetogénica, es efectiva para la recuperación de sensibilidad a la insulina.

Esta reducción en los niveles de insulina está relacionada con una disminución o mejora de la tensión arterial, dado que los niveles elevados de esta hormona son la causa principal de la hipertensión, especialmente si se asocia a la obesidad.

Otro de los beneficios de la dieta cetogénica a nivel cardiovascular es la mejora de la capacidad antioxidante endógena de las células. Al parecer, según estudios realizados  los cuerpos cetónicos aumentan la actividad de la enzima glutatión peroxidada, una de las enzimas con mayor capacidad antioxidante de las mitocondrias. Esto resulta especialmente interesante, no sólo para la prevención de la hipertensión, sino también para la prevención de enfermedades neurodegenerativas.

    ¿Cuáles son las causas de la hipertensión arterial?

    La verdad es que todavía se desconocen las causas específicas que dan origen a la hipertensión arterial; no obstante, los especialistas han establecido una serie de factores que son comunes a la mayoría de los enfermos que la padecen.

    Algunas causas no se pueden modificar, tales como la herencia genética (padres o hermanos hipertensos), el sexo (los hombres son más propensos), la edad (más frecuente en los adultos.

    Otros factores, por el contrario, se pueden cambiar al variar los hábitos, el ambiente y las costumbres de las personas.  Por ejemplo, la obesidad, la sensibilidad al sodio, el consumo excesivo de alcohol, el uso de anticonceptivos orales y un estilo de vida   sedentario.

    Son muchas las personas que han padecido de presión arterial elevada durante años sin saberlo. Por esto, la única manera de detectar la hipertensión es su medición.  Existen dos medidas: la presión arterial sistólica (PAS) o máxima y la presión arterial diastólica (PAD) o mínima. Se considera que el paciente sufre de presión arterial alta o hipertensión cuando la medición máxima es mayor o igual a 140 y la mínima es de 90.

    ¿Puede curarse la hipertensión?

    No, esta enfermedad no tiene cura; sin embargo, es totalmente controlable a través de un tratamiento con fármacos de por vida, los cuales bajan la presión arterial y la mantienen estable. Pero la medicación es solo una parte, a los pacientes se les anima a introducir cambios en su vida cotidiana como alimentarse de manera sana para bajar de peso, disminuir el consumo de sal, no consumir alcohol e incrementar la actividad física.



    Recomendaciones para hipertensos

    Si ya eres parte de la estadística y padeces de hipertensión, tengo algunas recomendaciones para ti:

    • Debes reducir tu peso corporal, en caso de tener sobrepeso.
    • Tu consumo de sal no debe ser mayor a 6 gramos por día.
    • Disminuye la ingesta de alcohol. Las mujeres deben consumir menos de 140 gramos a la semana y los hombres,  menos de 210 gramos.
    • Aumenta tu actividad física. Realiza paseos en bicicleta o camina, corre moderadamente, practica la natación. Estos ejercicios deben tener una duración constante de 30 a 45 minutos, por lo menos 3 veces por semana.
    • Reduce el consumo de café.
    • Elimina el hábito de fumar.
    • Sigue una programa alimenticio saludable rico en grasas insaturadas (pescados azules, aceite de oliva) y pobre en grasas saturadas (papas fritas, productos de pastelería y grasa vacuna).

     

    ¿Qué pasa con los que padecemos de hipertensión?

    Con respecto al uso de la dieta cetogénica en personas que sufren de hipertensión existe mucha controversia por su posible efecto sobre el riesgo cardiovascular, aun cuando son abundantes las publicaciones que muestran los beneficios a corto y largo plazo de esta dieta en las personas que padecen esta enfermedad.

    Las dietas bajas en carbohidrato, como la dieta Keto, mejoran el perfil lipídico al aumentar el colesterol HDL y reduciendo los niveles de triglicéridos.

    Cuando la dieta cetogénica se basa principalmente en grasas (75 por ciento) se produce una reducción en los niveles de triglicéridos y un incremento del HDL, aunque algunos estudios muestran  un aumento en el LDL.

    Este aumento del colesterol LDL en algunas las personas que siguen el programa cetogénico es de analizarlo, pues al parecer ocasionan un descenso en las partículas de pequeño tamaño y un aumento de las de gran tamaño.

    Las partículas pequeñas de colesterol LDL están asociadas a un mayor riesgo de infarto al miocardio, entonces, quiere decir, que el perfil lipídico sigue mejorando y, además, se mantiene con el paso del tiempo.

     

    Al seguir una dieta cetogénica…

    Si eres hipertenso y estás siguiendo o deseas iniciar un plan alimenticio cetogénico, debes tener en cuenta que al disminuir tu presión arterial, como efecto de la dieta, debes consultar con tu médico para que reajuste la medicación; también tendrás una reducción en los triglicéridos porque el consumo de hidratos de carbono está estrechamente ligado a estos, es decir, necesitarás menos medicamentos o no necesitarás ninguno.

    Ten en cuenta que los resultados no son iguales para todos, algunas personas notarán los cambios positivos en días, otros en cambio pueden tardar  meses.

    Así mismo, el colesterol que se produce por el exceso de glucosa en la alimentación, disminuirá al comer menos alimentos que producen azúcar, en consecuencia la presión e inflamación de tus arterias se reduce. Tu cuerpo tiene menos glucosa para producir colesterol.

    También sentirás menos hambre debido a la gran cantidad de grasas y proteínas que se consumen en la dieta keto.

    Una dieta baja en carbohidratos aumenta el colesterol HDL, comúnmente conocido como el colesterol bueno, el cual se encarga de llevar el colesterol que está en tu cuerpo al hígado para ser eliminado, mientras que el LDL lleva el colesterol del hígado al resto del cuerpo ocasionando enfermedades. Niveles altos de HDL por encima de 39 mg/dL son indicios de un cuerpo sano, tendrás menos posibilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular.

    Es importante también destacar el poder de la dieta cetogénica para combatir el cáncer, ya que las células cancerígenas se alimentan de glucosa y al no contar con este suministro mueren de hambre.

    Los primeros días o semanas son de adaptación, mientras tu cuerpo entra en cetosis es posible que te sientas enfermo, a estos síntomas se les conoce como falsa gripe o gripe keto, sentirás dolor de cabeza, mareos, cansancio. La recomendación para aliviar estos síntomas es mantenerte hidratado y consumir un poco más de sal; sin embargo, si sufres de presión arterial alta no es recomendable que aumentes la ingesta de sodio. No es necesario tomar riesgos.

    Los efectos secundarios pasarán al entrar en cetosis.



    ¿Cómo funciona la dieta cetogénica?

    La dieta cetogénica se centra en una abundante ingesta de alimentos ricos en grasas saludables (aceite de coco, aceite de oliva, aguacate), un moderado consumo de proteínas (salmón, atún, sardinas) y limitando los hidratos de carbono a un 2 o 5 por ciento de las calorías totales de consumo, es decir, los cereales, azúcares, incluso algunas verduras como la papa, la zanahoria y también algunas frutas, quedan limitadas en este sistema de nutrición.

    La dieta cetogénica, también conocida como dieta ceto o keto, por el proceso de cetosis que persigue, consiste en una dieta baja en hidratos de carbono, lo cual obliga a tu hígado a producir cetonas para proveer de energía al cuerpo, de esta manera te conviertes en una máquina quema grasa.

    La idea de reducir los hidratos de carbono no es necesariamente novedosa, otras dietas famosas han recurrido a este principio, la más popular es la dieta Atkins, pero también están la dieta Dukan y la dieta Scardale, entre otras.

    Actualmente ha resurgido esta modalidad de alimentación baja en carbohidratos, cuyo  principio es la formación de cuerpos cetónicos, cetosis, de allí su nombre. La cetosis es una situación metabólica que se da cuando el cuerpo recibe muy pocos caborhidratos y se ve obligado a producir cetonas o cuerpos cetónicos, estos actúan como sustitutos de la glucosa brindándole al organismo la energía necesaria para sobrevivir.

    Aportes de la dieta cetogénica

    Este tipo de alimentación te dará grandes beneficios, aunque es bastante restrictiva y para algunas personas resulta difícil de seguir, por ejemplo:

    • Te ayuda a controlar la presencia de radicales libres en tu organismo.
    • Reduce tu perfil lipídico, es decir, sube el colesterol bueno HDL y baja el colesterol malo LDL.
    • Mejora el estrés.
    • También te ayuda a bajar los triglicéridos.
    • Disminuye las inflamaciones.
    • Es altamente recomendable para enfermos de diabetes tipo 2 y para aquellas personas con resistencia a la insulina y la leptina.
    • No perderás masa muscular.

    Si has encontrado la información de este artículo valiosa, te pido el favor que nos ayudes a compartirla en tus redes sociales. Y si tienes alguna duda, comentario o quieres que escribamos sobre algún tema escríbeme a emilio@mundoketo.com

    El compartir nos ayuda a seguir!

    Summary
    Efectos de la dieta cetogénica sobre la hipertensión
    Article Name
    Efectos de la dieta cetogénica sobre la hipertensión
    Description
    La hipertensión es conocida como la "Muerte Silenciosa", enterate de algunos efectos que tienen la dieta cetogénica sobre ella.
    Author
    Publisher Name
    Mundo Keto
    Publisher Logo